• Si la quemadura es leve puedes tratarla por tu cuenta en casa
  • Muchos de estos accidentes ocurren en el hogar
  • Las quemaduras leves son consideradas de primer grado y no requieren intervención médica

El hogar suele ser escenario de accidentes. Las quemaduras al manipular fuego o cocinar son frecuentes en casa. Si la quemadura es leve, la piel se enrojece y duele, pero no se forma una ampolla y el área afectada se blanquea al presionarla, no requiere una visita al hospital. Este tipo de quemaduras pueden tratarse en casa sin inconveniente.

Tratar una quemadura leve es sencillo. Sin embargo, debes tomar en cuenta un par de cosas para que su curación sea más rápida y correcta. Recuerda que, pese a que no son riesgosas, sí necesitas tener cuidado en la cicatrización para evitar la formación de infecciones.

Antes de tocar la herida lávate bien las manos. Es recomendable que te las desinfectes con un poco de Gel Antibacterial Aeroclean. Así no contaminarás la herida y no se infectará. Recuerda guardar la calma en todo momento, y tranquilizar al herido en caso de que sea alguien más quien se quemó. Claro Shop te recomienda seguir estos pasos.

Pon la quemadura bajo el  agua fría

hombre lavando manos de niño - Claro Shop

Es necesario que, inmediatamente después que se produce la quemadura, pongas el área afectaba bajo el chorro de agua. ¡Nunca pongas hielo en una quemadura! El frío del hielo, en lugar de calmar, puede aumentar la lesión de la herida. Deja el área afectada en contacto con agua fría durante un par de minutos. Esto se hace para intentar que la piel recupere su temperatura normal, y con ello desaparezca el ardor.

Limpia la lesión

Ya que se controló el ardor en la piel es momento de lavar la herida para desinfectarla. Utiliza agua y jabón suave. Lávala con mucho cuidado, evita tallar con fuerza la piel lastimada, pues puedes lacerarla más. Hay jabones especiales astringentes que ayudan en el tratamiento de heridas en la piel. Seca la herida con suaves golpes de la toalla.

Aplica ungüento para calmar el ardor

Ahora tu piel debe estar desinflamada, y nos aseguramos que se encuentre completamente limpia y seca. Ha llegado el momento de aplicar un ungüento sobre la lesión. No uses antibióticos porque pueden producir alguna reacción alérgica y agravar la quemadura en lugar de ayudar a curarla. Una buena opción es la Pasta de Lassar, que se encarga de calmar el ardor y la comezón. Aplica una capa delgada y uniforme sobre la quemadura.

Cubre la quemadura

Necesitas proteger la herida de roces que la lastimen y de posibles infecciones. Espera a que la quemadura se seque por completo y usa una Venda Mueller Multiusos para cubrir la parte afectada. También puedes optar por un Apósito Intransite Comformable, ya que ayudan no solo a proteger la quemadura, sino que crean el ambiente propicio para su cicatrización.

Así de fácil puedes tratar una herida de quemadura leve desde casa. Claro Shop recomienda consultar a un especialista si la quemadura es grave.